Las lesiones más frecuentes en el CrossFit: cómo prevenirlas y cómo recuperarse rápidamente

4 MIN

El CrossFit es un entrenamiento de alta intensidad que combina elementos de halterofilia, gimnasia y actividades cardiovasculares. Su popularidad ha crecido rápidamente en los últimos años, atrayendo a personas de todas las edades y niveles de preparación física. Sin embargo, por su naturaleza intensa y variada, el CrossFit puede conllevar un alto riesgo de lesiones si no se practica correctamente o con la preparación física adecuada.

En este artículo exploraremos los tipos de lesiones más comunes en el CrossFit, junto con las estrategias para prevenirlas y cómo recuperarse rápidamente en caso de lesiones.

Los tipos más comunes de lesiones en el CrossFit

Es importante empezar diciendo que practicar CrossFit no significa necesariamente que vayamos a sufrir lesiones, como muchos creen. Al contrario, en la mayoría de los casos el CrossFit ayuda a mejorar la fuerza, la resistencia, la movilidad y la coordinación.

Sin embargo, a menudo, debido a que los entrenamientos son intensos y competitivos, algunas personas pueden correr el riesgo de lesionarse, especialmente si no se respeta la técnica correcta o si existe una predisposición a padecer lesiones específicas, como problemas musculares o articulares preexistentes.
Los tipos más comunes de lesiones en el CrossFit son:

  • Lesiones de hombro: las lesiones de hombro se encuentran entre las más comunes en el CrossFit, a menudo causadas por movimientos repetitivos como el levantamiento de pesas por encima de la cabeza (overhead) o ejercicios en la barra. Estas lesiones pueden ir desde una simple inflamación por sobrecarga hasta una lesión real del manguito de los rotadores.
  • Lumbalgia aguda: debido a la intensidad de los ejercicios de levantamiento de pesas en el CrossFit (Deadlift, Clean, Squat, Snatch, C&J), el dolor lumbar agudo es bastante común. Levantar mucho peso con una técnica incorrecta puede sobrecargar la espalda, causando lesiones que van desde simples contracturas musculares hasta problemas en los discos intervertebrales.
  • Lesiones de rodilla: los ejercicios como Squats (sentadillas), Box Jumps (saltos a cajón), Pistol Squats (sentadillas pistol) pueden ejercer una presión importante sobre las rodillas, lo cual, sobre todo en una condición degenerativa o con una biomecánica alterada, puede aumentar el riesgo de lesiones en el tendón rotuliano o en los meniscos.
  • Lesiones musculares: el CrossFit suele implicar movimientos rápidos y potentes, ya se realicen con una barra o esprintando 100-200 m. En estos casos, si los músculos no se han calentado adecuadamente para realizar estos movimientos, o si exigimos demasiado a nuestro cuerpo, puede aumentar el riesgo de sufrir traumatismos musculares, tales como desgarros o distensiones, sobre todo en los músculos de las extremidades inferiores.
  • Síndrome de sobrecarga: el entrenamiento intensivo y frecuente de CrossFit puede provocar el síndrome de sobrecarga, con síntomas como dolor crónico, rigidez y fatiga muscular.
  • Lesiones cutáneas: muy frecuentes en el CrossFit, sobre todo en las personas que recién comienzan el entrenamiento, son las lesiones cutáneas en las manos debidas al trabajo con la barra, las anillas o las cuerdas (battle ropes), o en las piernas debidas al roce con la barra al levantarla del suelo.

Cómo prevenir las lesiones en el CrossFit: algunos consejos útiles

La prevención total de los accidentes es imposible, ya que son muchos los factores que contribuyen a que se produzcan. Sin embargo, su frecuencia y gravedad pueden reducirse tomando algunas precauciones:

  1. Calentamiento adecuado: antes de empezar cualquier entrenamiento, es esencial dedicar tiempo al calentamiento. El calentamiento debe incluir tanto ejercicios dinámicos para aumentar la temperatura corporal y preparar los músculos para la actividad, como ejercicios de movilidad para preparar las articulaciones para el WOD (entrenamiento del día, por sus siglas en inglés). Es importante centrarse en la movilidad de los hombros, la zona lumbar, las muñecas, las caderas y las rodillas. A los atletas de CrossFit también les resultará útil realizar una serie de ejercicios preventivos de calentamiento de unos 15 minutos de duración antes del entrenamiento, por ejemplo fortaleciendo el manguito de los rotadores con bandas elásticas.
  2. Centrarse en la técnica: para prevenir lesiones en el CrossFit es fundamental una técnica correcta. Hay que utilizar la técnica correcta para cada ejercicio y pedir consejos al instructor cualificado si fuera necesario.
  3. Progresión gradual: siendo un deporte competitivo, existe la tendencia a querer aumentar la intensidad o el volumen de los entrenamientos demasiado rápido. Sin embargo, es esencial progresar gradualmente para permitir que el cuerpo se adapte al ejercicio paso a paso.
  4. Equilibrio entre trabajo y descanso: la recuperación física es la clave para prevenir lesiones en el CrossFit. Asegurarse de programar días de descanso adecuados e incluir actividades de recuperación como estiramientos y masajes. Es importante escuchar el propio cuerpo: si uno está cansado o con poca energía, es mejor saltar el entrenamiento para poder recuperarse correctamente.
  5. Equipamiento adecuado: utilizar el equipo adecuado y asegurarse de que esté en buenas condiciones. Las zapatillas de CrossFit y de halterofilia son esenciales, al igual que los guantes para las manos, el cinturón de halterofilia para la zona lumbar y las rodilleras en caso de levantamiento con mucho peso.

Recuperación rápida de las lesiones

Si, a pesar de todas estas precauciones, sufrimos una lesión, conviene consultar a un médico o fisioterapeuta deportivo para determinar el daño y el tiempo de recuperación. En general, podemos recomendar las siguientes estrategias:

  • Reposo y reducción de la actividad: en caso de lesión, es importante dar tiempo al cuerpo para que se cure. Reducir la actividad y dar prioridad al reposo puede ayudar a prevenir daños mayores y a curarse más rápidamente.
  • Fisioterapia: la fisioterapia puede ser fundamental en la recuperación de lesiones en el CrossFit. Un fisioterapeuta deportivo puede crear un plan de rehabilitación personalizado consistente en terapias instrumentales como tecar, láser o ultrasonidos y ejercicios para reequilibrar los músculos débiles con los fuertes y mejorar la flexibilidad.
  • Hielo y compresión: en casos de lesión muscular aguda o esguince articular, la aplicación de hielo y la compresión con un vendaje pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor.
  • Estiramientos y movilidad: especialmente en caso de contracturas musculares o sobrecargas tendinosas, incorporar ejercicios de estiramiento y movilidad a la rutina de recuperación puede ayudar a mejorar la flexibilidad y reducir la rigidez muscular.
  • Retorno gradual a la actividad: una vez curada la lesión, es importante retomar la actividad física de forma gradual y controlada. Seguir un plan de entrenamiento gradual puede ayudar a reducir el riesgo de recidiva.

El CrossFit es una disciplina que puede ofrecer numerosos beneficios para la salud y la forma física, pero es importante practicarla de forma segura y responsable para evitar lesiones. Aconsejamos a quienes quieran acercarse a este deporte que se pongan en contacto con un Box certificado de CrossFit que garantice la presencia de instructores capacitados y que disponga de un plan de entrenamiento para «principiantes», de manera que puedan aprender con calma la técnica de los ejercicios antes de unirse a una clase con atletas más avanzados.

Seguir estas directrices para prevenir lesiones y utilizar estrategias de recuperación rápida en caso de lesión puede ayudar a los apasionados del CrossFit a disfrutar del entrenamiento de forma segura y sostenible por mucho tiempo.

 

Más consejos
Mantente en contacto
Suscríbete al boletín de noticias de Cetilar y recibe un descuento del 15% para usar en tu primera compra!

Al suscribirte, aceptas recibir nuestros boletines de noticias y declaras ser mayor de edad y haber leído la Política de privacidad, además de autorizar el tratamiento de tus datos con fines de marketing.